25 septiembre 2016

Todo lo que debes de saber antes de operarte

1 ¿Qué pruebas debe realizarse un paciente antes de entrar en quirófano?
Para el doctor Rubén Fernández García-Guilarte, el preoperatorio requiere de «una analítica convencional, un estudio de coagulación, un electrocardiograma y una exploración realizada por el anestesista». Además, en el caso de los pacientes fumadores mayores de 40 años, «es recomendable realizar una radiografía de tórax». La doctora Elena Jiménez añade que, además de las preguntas generales, es necesario interrogar al paciente sobre cuestiones más específicas: «Si una persona tiene ardor de estómago se le deben recetar antibióticos para el postoperatorio que no empeoren este problema».

2 ¿Qué recomendaciones deben seguirse antes de una intervención?
Es necesario modificar ciertos hábitos para mejorar las condiciones físicas del paciente. Por ejemplo, la doctora Elena Jiménez recomienda incluir más proteínas y frutas en la dieta. «Después de una cirugía se produce un proceso de cicatrización donde las proteínas juegan un papel clave para la reconstrucción de las zonas operadas. Por otra parte, la vitamina C es fundamental para la formación de colágeno», aclara. La especialista también aconseja dejar de fumar un mes antes de la intervención: «El tabaco produce una disminución del tamaño de los vasos sanguíneos, lo que dificulta la llegada de la sangre y el oxígeno. El principal problema es la necrosis de los tejidos en la zona operada, pero también aumenta el riesgo de infección y empeora la cicatrización».

3 ¿Qué diferencia hay entre la anestesia general y la sedación local?
Con la sedación local, el paciente no requiere respirador ni intubación. Sin embargo, con la anestesia general, sí. «La sedación local se emplea para procedimientos menores, como la blefaroplastia [rejuvenecimiento de la mirada]», puntualiza el doctor Fernández García-Guilarte. En cuanto a los riesgos que entrañan, la doctora Jiménez asegura que «con los avances en medicina, ambos procedimientos son muy seguros. El tiempo de hospitalización también suele ser menor».

4 ¿Es recomendable que los pacientes lleven fotografías de famosos que reflejen cómo quieren quedar tras la operación?
«Es frecuente, pero no es aconsejable prometer un resultado acorde a una fotografía en concreto -generalmente retocada con medios informáticos-. No creo en la cirugía estética de catálogo, prefiero establecer un diálogo con el paciente para conocer sus deseos y necesidades, y revisar casos clínicos que puedan servir como ejemplo», asegura el doctor Gustavo Sordo.

5 ¿Cuáles son las preguntas más frecuentes que realizan los pacientes?
Los tres especialistas coinciden en que lo que más les inquieta es cómo quedarán al final del proceso. «La mayoría lleva tiempo meditando sobre esa parte de su anatomía que no le satisface, e imaginando el momento en el que por fin resolverá su problema», explica Gustavo Sordo. También quieren saber los dolores que aparecerán tras la cirugía y cuándo podrán incorporarse a su vida con normalidad. «En mi caso, lo que más les preocupa es la naturalidad del resultado. Acuden a la consulta para mejorar su aspecto, pero quieren evitar el estigma de la cirugía», añade Rubén F. García-Guilarte.

6 ¿Qué cuidados requiere el postoperatorio? ¿Cuál es la intervención de más larga recuperación?
Tras la cirugía, se debe seguir la pauta de medicación «aunque no duela» y reducir la movilidad «aunque se pueda», aclara la doctora Elena Jiménez. El doctor Sordo, por su parte, recomienda «seguir un plan de cuidados para optimizar la cicatrización: usar fotoprotectores durante, al menos, un año y consensuar con el cirujano el inicio de actividades deportivas y viajes de larga distancia». En cuanto a la intervención con el postoperatorio más corto, García-Guilarte señala «la blefaroplastia», y la de recuperación más larga, «la liposucción».

7 ¿Es más efectiva la cirugía tradicional que las técnicas poco invasivas?
«Todo depende del procedimiento», aclara Rubén F. García-Guilarte, «pero gracias a las técnicas actuales y al instrumental médico empleado, se puede hacer lo mismo con incisiones más pequeñas y ser más respetuoso con los tejidos». Elena Jiménez pone un ejemplo: «El lifting facial actual frente al tradicional. Se ha acortado el tiempo quirúrgico y el resultado es más natural».

8 ¿Hay alguna estación del año mejor que otra para someterse a una intervención?
«Generalmente son mejores los meses fríos», apunta Gustavo Sordo. «El aumento de temperatura prolonga el edema (inflamación), y es más incómodo llevar prendas de presoterapia», recomendadas tras intervenciones como la liposucción, la abdominoplastia, etc. La doctora Elena Jiménez añade: «Es recomendable evitar la exposición al sol en los meses posteriores a la operación. Sobre todo, en el caso de las cirugías faciales».

23 septiembre 2016

Ventajas e inconvenientes de la copa menstrual

Muchas mujeres aseguran que es el mejor invento desde que los tampones se sumaron a las compresas, sobre todo por su higiene, y los expertos no dudan en recomendarla. La copa menstrual es, además, económica y ecológica. Pero, ¿qué es exactamente? ¿Cómo se usa? ¿Cuáles son sus ventajas? ¿Tiene algún inconveniente?

Sara García lleva un año utilizándola. "Cuando estuve en Londres, escuché a varias personas hablar sobre el tema –se ve que allí se usa mucho más– y me picó la curiosidad. Así que al regresar a España pensé que me podía suponer un ahorro", explica desde un pequeño pueblo de Galicia. Tras hacer varias búsquedas en internet, mirar foros y las características del producto, se fue a la farmacia donde pudo comprar una por unos 30 euros. "He visto varias que las venden on line por un precio mucho más barato, pero al final preferí comprarla en mi farmacia de siempre, aunque allí no me supieron dar mucha más información" sobre este recipiente de látex o silicona en forma de copa y normalmente de color rosa, aunque hay diferentes formatos.

Quien sí ofrece más datos sobre este objeto es Sofía Aragón, médico adjunto del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario 12 de Octubre (Madrid), quien explica que gracias al material del que está hecho se coloca de forma manual dentro de la vagina durante los días de regla. Por precipitación, va recogiendo el flujo menstrual. Según la mujer, si ha tenido partos o en función de la cantidad de flujo que tenga en cada regla, existen de varios tamaños y capacidades para adaptarse a cada una.

Una vez que la copa está llena, tras vaciar su contenido en el inodoro, hay que lavarla con agua templada y abundante antes de volverla a colocar. "Se puede mantener hasta 12 horas y realmente es raro que se llene a lo largo del día, por lo que es posible colocarla en casa a primera hora de la mañana y no tener que retirarla hasta la tarde", señala la especialista. No obstante, también es posible que se use como cualquier otra protección (compresas, tampones…) cada dos, tres o cuatro horas, "depende de lo que precise, cuando se quiera, igual que los demás", añade la ginecóloga Marta Suárez. Lo importante realmente es la higiene, por eso se recomienda lavarla bien con agua una vez que se retire para volver a utilizarla después. Basta con usar agua en abundancia, templada o caliente.

Sara no tiene que vaciarla cuando sale de casa. "La llevo todo el día y no es hasta que regreso por la tarde del trabajo cuando la vacío. ¡Y ni mucho menos está llena! Para mí es comodísima", asegura. Opinión que no comparten todas las usuarias. Algunas mujeres se quejan de que la capacidad de estos recipientes no es suficiente para contener el volumen de su menstruación por lo que, para evitar manchados, tienen que usar además una compresa.

En cuanto a las reticencias que algunas mujeres tienen con esta alternativa, pues la consideran algo más sucia y molesta que la compresa o el tampón, Sara reconoce que al principio también pensó que podía ser engorroso si tenía que vaciarla fuera de su casa. "Pero no lo necesito. Además, aprovecho la ducha para hacerlo. Es fácil, mientras estoy aseándome me la quito y la enjabono. Luego la enjuago y me la vuelvo a poner. Duermo con ella y no tengo que preocuparme de mucho más. No te enteras".

Una vez finalizado el ciclo menstrual se debe lavar bien con agua y jabón neutro para poder volver a usarla en la siguiente menstruación. También, se aconseja su esterilización. "Algunos fabricantes recomiendan que se hierva durante un minuto, además del lavado con jabón", puntualiza Aragón. Medida que sí toma Sara, quien antes de usarla en la siguiente menstruación la hierve unos minutos.

Uno de los inconvenientes que puede tener es su colocación. "En los primeros usos precisa cierto aprendizaje y adaptación al método que se subsana en uno o dos ciclos", sostiene esta ginecóloga. De la misma opinión es Sara quien asegura que "los primeros días no me arreglaba bien, me notaba incómoda y tenía alguna pérdida. Pero tras manejarla varias veces di con la solución: lo que me funciona es, tras colocármela, darle unos giros hasta que noto que hace vacío. Y así ni la noto ni pierdo nada de flujo", asegura. Igual de entusiasta se muestra la ginecóloga Marta Suárez, quien sostiene que es un método de protección muy recomendable, más higiénico y seguro que otros. Para ella, todo son ventajas: "Es un producto económico y muy ecológico".

En España, todavía su uso no es muy frecuente, pero cada vez son más las mujeres que empiezan a conocer este método. Su patente apareció en 1932 pero, por falta de publicidad entre otros motivos, no se extendió en la sociedad. "Hace unos 20 años aproximadamente, se empezó a conocer más de su existencia, fundamentalmente porque muchas mujeres de Inglaterra y EEUU la utilizaban. Y se ha ido introduciendo paulatinamente", explica la especialista.

De momento, añade por su parte Aragón, "es un método poco conocido y, por tanto, genera ciertos recelos. Pero cada vez son más las usuarias que lo utilizan sobre todo gracias al boca a boca por la buena aceptación de las mujeres que se deciden a probarlo". Así lo confirma Sara, quien ha elogiado las bondades de la copa entre su entorno. "Una amiga está encantada desde que se lo dije y la compró. En cambio, otra no se termina de adaptar".

Para la farmacéutica Consuelo Bueno, es algo novedoso y, de momento, "en las farmacias no se dispensa de manera continua, ya que se percibe como algo de cultura ecológica y sanitaria. Todavía no tenemos mucha demanda aunque sí conocimiento". Tal vez se trate de falta de información o de una cuestión puramente cultural. "Quizás la mentalidad de algunas mujeres todavía no esté preparada para tener en su organismo ningún pequeño recipiente por higiénico que sea. Además, hay que tener en cuenta que al ser cápsulas de látex muchas personas tienen alergia".

Las especialistas consultadas recomiendan que se utilice la protección con la que cada mujer esté más cómoda y la que mejor se adecue a su ciclo menstrual. Sin embargo, sí es importante difundir los tipos de protección que resulten más higiénicos y menos contaminantes, concluye Aragón, especialmente entre las jóvenes.

Sólo llevan dos años con el IVA reducido del 10%, sin embargo poco se ha notado la bajada del impuesto, de casi 11 puntos, en los precios de compresas y tampones. Según datos del sector, las españolas se gastan cada año más de 264 millones de euros en estos productos. Teniendo en cuenta que una mujer empieza con su menstruación en torno a los 13 años y terminará sobre los 50, su gasto en higiene íntima durante este tiempo superará fácilmente los 1.000 euros. Éste es uno de los motivos por los que, sobre todo, mujeres de Inglaterra y Estados Unidos prefieren esta opción a la que también se apuntan cada vez más empresas que desarrollan productos con diferentes colores –abundan los tonos rosas, pero también azules, rojos e incluso transparentes–, formas y envases. Se trata de buscar un reclamo para millones de posibles clientas. Todo un negocio redondo.

21 septiembre 2016

Si el emperador Augusto levantara la cabeza

Comienza la cuenta atrás, y los dos se levantan por centímetros. Resucitan los pesos pesados del sexo salvados por la campana de un DJ. Porno en zapatillas de running, y a correr por la pista más grande de Ibiza. Música de faena, diez toras, ¡diez!, que salen de inicio buscando las cuerdas. Rocco Siffredi y Nacho Vidal, papás casi cincuentón y casi cuarentón, exprimen sus últimas gotas, o casi. Conferencia de ex presidentes en pelotas. Privilege izó ayer la bandera de Italia sobre los mástiles de las estrellas del porno más grandes de todos los tiempos. Sexo explícito en directo para nostálgicos de la Manumission. Ay, si el emperador Augusto levantara la cabeza…

Internet ha dejado flácido el mundo del porno, una industria en la que son mal vistos los recortes de cintura para abajo. "Esto ya no es lo que era, pero también le pasa a la prensa, que la gente accede a los contenidos sin pagar", se lamenta Rocco en el papel de editor. Por eso Ibiza puso ayer su granito de arena para evitar el apagón, y ellos se pusieron digitales, se disfrazaron de púgiles, calzón largo hasta la rodilla, y alimentaron un fuck show con una sex fight ante varios miles de clubbers, en su mayoría italianos que, móvil en mano, ansiaban colgar en la red una salpicadura.

Orgullo patrio ante el cetro de Siffredi: Fratelli d’Italia, l’Italia s’è desta, pero el gabinete de prensa avisa: "Rocco no se va a acostar con ninguna porque su mujer no le deja; hará su show pero el que rematará es Nacho". El italiano, padre de dos churumbeles, es el primero en salir, muerde pezoneras, golpea nalgas y vacía botellas de Moët Chandon en anos y vaginas que luego vierten sobre el público. A los diez minutos está cubriendo a una rubia minúscula, que más tarde coge en brazos y amaga con arrojar a las fieras. Todos imaginan las explicaciones a su mujer: "Si es que al final te lías...".

Las gogós de Privilege ayer lucieron lencería negra en el calentamiento. En sus podios y camas fingieron copular en solitario, pero luego cuando arrancó el show, dejaron su hueco a las pornstars y se amotinaron en una esquina del local, echándose las manos a la barra americana para no perder el equilibrio ante la violencia de las escenas. Risitas de pavor entre las diosas de la noche y manos en la boca. Los golpes en el ring son de dos rombos y ellas le hacen una equis.

"No existe el porno para mamás", defiende Rocco, "no es cierto que las mujeres quieran ver cosas más suaves o más románticas. La literatura erótica para mujeres habla ahora de sumisión y sadomasoquismo. Yo llevo casi 30 años diciendo que la mujer quiere ser sometida, pero si lo dice un hombre, es machismo. Y si lo dice un actor porno, no es serio; pero como ahora lo dice una escritora resulta que es algo precioso. Para entrar en el culo de una mujer debes entrar primero en su cerebro".

El público, sobrexcitado al inicio, se va apagando a medida que avanza la noche. Nacho inventa posturas en el ring, que acaba llenando de mobiliario, y hace juegos malabares de carne y silicona mientras Rocco parece hablar del tiempo con alguna chica.

Otras protagonizan escenas lésbicas, juegan con inmensos collares de perlas que entran y salen, o directamente se tiran a las esquinas del cuadrilátero. La Italia ibicenca se cruza de brazos, silencio de ópera larga y dolorosa, pero no puede dejar de mirar. Las bestias se duermen en el circo viendo comer a dos leones, miembros de un club exclusivo de tuneladoras. La ley de una naturaleza caprichosa y cruel. ¿Y después qué hacemos?, parecen preguntarse. Miran a su alrededor pero apenas hay chicas. Cuando acaba el asalto todos buscan la barra, allí dan hielos.

Rocco, sin embargo, sabe muy bien lo que va a hacer luego, y evoca a su admirado Berlusconi, con el que no puede evitar compararse de vez en cuando los biorritmos de sus noches de prospecciones: "Ha tenido más sexo que yo, seguro, con 76 años tenía 30 chicas en el Palazzo Grazioli, yo con 76 me veo tirado en una playa sin poder moverme". No hay nada de política en todo ello: "Sueño con hacer una última película con él y eso que nunca le he votado. Con Berlusconi no saldríamos de la crisis, pero moriríamos fornicando".

19 septiembre 2016

A Aisha le cortó su marido la nariz

Tengo que vivir. Tengo que amar... No viviré horrorizada nunca más... Antes me aterraba ver mi rostro en el espejo. Ya no... Ya no...

-Lo que ocurrió es parte de mi vida. Forma parte ya de mí; está conmigo siempre, sí, en mi mente y conmigo, pero...

Es al final de esa frase cuando Aesha dice lo que dice. Ese quiero vivir, quiero amar. Aunque en inglés lo diga como un propósito que le obliga: I have to (tengo que) live, and I have to love. Amar y vivir.

Han pasado cinco años y medio desde que el marido talibán con el que la obligaron a casarse le cortó la nariz y las orejas cuando intentaba huir, y Aesha, desde su refugio en Maryland (EEUU), empieza a hablar con esperanza.

-Aquí he encontrado el sentido de la vida. Allí no entendía para qué vivir.

Aisha Mohammadzai -de 21 o 22 años, nunca supo su fecha de nacimiento- ya ha recuperado la sonrisa y está apunto de recuperar también el bello rostro que le arrebataron. Dice que ya no tiene miedo, jura que no vivirá horrorizada y lo demuestra posando ante la cámara aunque no haya acabado la reconstrucción.

-No me importa. Todo el mundo tiene algún problema. Al principio me daba miedo mirarme en el espejo...

Hace seis meses que se puso en manos de los especialistas del Walter Reed National Military Medical Center de Bethesda (Maryland), quienes, a diferencia de los doctores de Nueva York que la atendieron antes, sí la creen psíquicamente preparada para someterse al proceso. En Nueva York eran frecuentes las arrancadas violentas de Aesha, quien incluso se autolesionó en lo que los médicos llamaron «ataques de imitación». La joven no terminó de aceptar tampoco la nariz estética que le fabricaron al llegar a EEUU.

Vencidos los fantasmas mentales, reconfortada por la pareja afgana que la ha acogido en Frederick (Maryland), está a punto de recomponer también ese perfil cortado en el espejo que cada día le recuerda lo que pasó. 

El lunes 17 le extrajeron cartílago de una costilla para construir con él una suerte de tabique nasal y dos aletas con los que apuntalarán la estructura de su nueva nariz, ahora compuesta con tejido extraído de su antebrazo. La protuberancia de la frente es una maniobra médica para estirarle la piel. Cuando dé de sí lo suficiente, los cirujanos vaciarán la silicona que le han ido inyectando y la estirarán hacia abajo hasta que cubra la nueva nariz. El próximo verano, Aesha tendrá una cara nueva. La belleza brotará definitivamente del horror.

17 septiembre 2016

Otra Miss Mundo venezolana y tonta

Una diosa de blanco, vestida por Coco Chanel, sumergió entre la marea roja. Ivián Sarcos sorprendió a Venezuela durante la juramentación más insólita de la Historia de América Latina. Un acto multitudinario del chavismo sin Chávez, pero que sí contó con la presencia de la ex miss mundo venezolana.

«No es una belleza vacía, sino una belleza consciente», clamó la viceministra Andreína Tarazón. Ivián paseó con armonía y glamour en un espacio reservado para los gestos bruscos y las arengas incendiarias. «Aquí estoy para apoyar a Chávez», remachó al acabar el acto.

Sarcos ha asombrado a su país por su implicación política, pese a que ya había demostrado su simpatía por la revolución. Otra sorpresa que añadir a la historia de su vida, que parece sacada de un cuento de hadas, uno de esos guiones que tanto gustan en Hollywood.

Quién le iba a decir a aquella niña larguirucha, recogida en un convento de monjas tras la muerte de sus padres y que coqueteó con la vida religiosa, que llegaría a ser campeona mundial de belleza. Pero antes de la gloria, trabajó de todo: panadera, vendedora callejera y hasta de móviles.

En 2010, tras las primeras sesiones fotográficas, llamó a sus monjitas para disculparse por tales atrevimientos: «Sufrieron un shock cuando vieron mis fotos mostrando mucha piel, pero después me entendieron».

Esta modelo repele el bisturí en una sociedad que adora la silicona y el botox, ya sean opositores o chavistas. «Una miss que no piensa como las demás y no repite la forma de dominación basada en supuesta belleza superficial», repitió durante meses el imperio mediático chavista sin mirarse a sí mismo.

Sarcos conquistó la corona mundial y vivió un año de viajes y encuentros. Uno de ellos, el más polémico, tuvo lugar en enero de 2012 en Miraflores. Chávez la recibió en la puerta principal, con un ramo de orquídeas y dos besos apasionados. El líder bolivariano tenía el rostro tan hinchado que casi no se le veían los ojos, en contraste con la belleza estilizada de su visitante.

«¡Qué bueno conversar con esta llanera hermosa, nuestra flamante Miss Mundo. ¡Bravo, Venezuela! ¡Bravo muchacha patriota!», destacó el dirigente.

Una mujer elegante que recibió la semana pasada una andanada de ataques en las redes sociales. Un opositor rabioso puso en duda su atuendo blanco durante la juramentación, incluso su forma de presentarse ante la reina de España llegado el caso: «Prefiero pasar calor que estar mal vestida y no creo que sepas cómo ir a ver a la Reina Sofía. Yo ya tuve la oportunidad», respondió ella, siempre elegante.

«Aquí estoy para dar todo mi apoyo a Chávez. Y prefiero pasar calor que ir mal vestida»
1989: Nace en Guanare (Venezuela). Huérfana desde los ocho años, crece en un internado de monjas. 2010: Malvive dedicada a numerosos trabajos, hasta que este año la organización de Miss Venezuela se fija en ella. Se convierte en primera dama de honor del certamen nacional. 2011: Conquista el título de Miss Universo en Londres.

15 septiembre 2016

Los hombres quieren ser como Ken

A Justin Jedlica le preocupaba desde niño el tamaño de su nariz. Cuando cumplió los 18 años necesarios para operarse sin el consentimiento de sus padres, se metió en su primer quirófano para empequeñecer y achatar su nariz. Cinco retoques después, aún cree que ha conseguido sólo «tres cuartas partes» de su misión.

Después de la nariz, Jedlica empezó a preocuparse por sus glúteos. Los quería más altos y más prietos y en la última década ha pasado por una treintena de operaciones y retoques sólo para mejorar esa parte de su cuerpo. Pero una vez conseguida la nariz y los glúteos que quería, Jedlica pensó que no tenía el torso suficientemente fuerte para posar en las fotos de la playa.

Volvió a meterse en el quirófano y sólo entonces se dio cuenta de que sus brazos parecían demasiado pequeños en comparación con el resto de su cuerpo. Para conseguir bíceps y tríceps acordes al resto no quería pasar horas en el gimnasio y optó por volver a la silicona.

En total, dice que lleva más de 90 operaciones y que se ha gastado unos 100.000 dólares (alrededor de 75.000 euros) para lograr a los 32 años tener el cuerpo que buscaba y que hoy exhibe en su página de fans de Facebook, con fotos profesionales y otras personales, la mayoría de fiestas con amigos semidesnudos. Para Jedlica, ésta es una manera de «esculpir» su cuerpo y no quiere parar pese a que los médicos ya le han advertido de los peligros a largo plazo. «Es como decirle a Picasso que no pinte», dice él.

«Cuanto más extraña sea la cirugía, mejor. Me encanta la metamorfosis», explicó a la cadena de televisión ABC en octubre. «¿Por qué voy a parar?», le dijo a la presentadora que le insistía en que su adicción a la silicona suena a «una locura». «No estoy loco, sólo soy detallista con lo que me gusta», puntualizó Jedlica. Para él, pasar por el quirófano, por mucho que duela, es «más glamouroso y más fabuloso» que sudar durante horas en el gimnasio.

Desde que apareció en la ABC, le llegan más ofertas para posar para revistas o para libros de fotografía. Contactado por este diario, Jedlica pasó las preguntas más personales sobre su vida a su agente. En general, él es críptico sobre su pasado. Dice que fue un buen estudiante en Nueva York, que siempre sacaba buenas notas y le gustaba la perfección. Se queja de que los medios le están caricaturizando y que él sólo pretende mejorar. Se toma con ironía su propia obsesión y cuelga fotos que se ríen de la cirugía, como la de un pato real y un pato de plástico, o que se burlan de la locura del bisturí.

Al ser interrogado por una modelo ucraniana que posa como si fuera Barbie después de haber pasado por operaciones estéticas y alguna sesión de Photoshop, el neoyorquino dice: «Es guapa, pero me parece que gran parte de su look es maquillaje, pelo falso y algún corsé… Las drag queens han conseguido la misma ilusión con maquillaje y disfraces durante años».

«Cuanto más extraña sea la cirugía, mejor. Me encanta la metamorfosis»
1980: Nace en la ciudad de Nueva York. 1998: Se 'lanza' por primera vez al quirófano para hacerse su primera operación de estética, de la nariz. 2000: Empieza con la cadena de cirugía hasta llegar a más de 90 operaciones y retoques estéticos. 2012: Cuenta su historia en la cadena ABC y le llegan ofertas como modelo.

13 septiembre 2016

El fin de los implantes de pecho

El 15 de abril de 1957, la Twentieth Century Fox celebraba en Beverly Hills una cena en honor a Sofía Loren, la estrella más sexy y con más proyectos para la gran pantalla en aquel momento. 

De manera totalmente inesperada, irrumpía en el restaurante la desconocida actriz Jayne Mansfield, luciendo un escote que congeló para siempre la mirada de la italiana, sorprendida por la repentina competencia, en una instantánea que hoy sigue dando la vuelta al mundo. Y es que el pecho es ese símbolo casi mítico capaz de entronizar o destronar a más de una, que ocupa un lugar destacado en las artes de la seducción, la maternidad, la estética y también en la salud femenina, pero que a menudo no recibe el cuidado que merece. 

El doctor Miquel Prats de Puig, senólogo de la Clínica Planas, matiza que, «más que una zona olvidada, el seno sigue siendo, en algunos aspectos, un gran desconocido para las mujeres, porque a veces es fuente de miedos y preocupaciones debido a la falta de información». Perder el temor pero no el respeto, tonificar el músculo pectoral y cuidar la delicada piel que lo rodea son los caballos de batalla a la hora de lucir un escote en las mejores condiciones. «Para mantenerlo estéticamente bonito hay que huir de la obesidad y conseguir una buena tonificación de los músculos pectorales sobre los que se asienta la mama», explica el profesor Luis Ortiz Quintana, jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Gregorio Marañón y presidente de la Academia Médico-Quirúrgica Española. El objetivo es evitar que el pecho caiga como consecuencia de los años y la ley de la gravedad. La opción más natural son los clásicos ejercicios de pectorales, que fortalecen el área en todos los ángulos gracias al trabajo con pequeñas pesas. Raúl Quilón, entrenador personal de Slow Life House, recomienda realizar dos veces por semana tres series de dos ejercicios, con 10 repeticiones cada una, para empezar a notar cambios.

La medicina estética también ofrece soluciones. El tratamiento estrella, la radiofrecuencia, incrementa la temperatura de los tejidos para estimular la creación de elastina. En Clínica Corporal M+C combinan esta fórmula con corrientes modealdoras, que trabajan el plano muscular y los ligamentos de sujeción del pecho. En Boutique Spa Lostao añaden al método cosmética tensora y mascarillas a base de alginatos (polisacáridos procedentes de algas). Por último, para no dejar de lado esa piel encargada de sujetar naturalmente la glándula, la doctora Aurora Guerra, jefa de Dermatología del Hospital 12 de Octubre de Madrid, advierte que «al pecho se le deben proporcionar los mismos cuidados que a otras zonas sensibles, como el cuello o el contorno de los ojos». Para mantenerlo hidratado y fime, aconseja utilizar un jabón que no produzca irritación, evitar los cosméticos de acción peeling con alta concentración de ácidos y apostar por productos que incluyan activos regeneradores de las fibras elásticas, como la centella asiática, para prevenir las estrías. Solo así, dándole los cuidados que requiere, ocupará con dignidad el lugar destacado que merece.
 VENTAJAS
 Es un sistema contrastado, con muy buenos resultados.
 Se puede aumentar más de una talla.
 Permite una buena visibilidad de la mama en las exploraciones rutinarias, como mamografías o ecografías.
INCONVENIENTES
 Se pueden encapsular, calcificar o necrosar.
 Durante el proceso de cicatrización (un mes) es preciso limitar la actividad normal.
... grasa propia
VENTAJAS
Permite una colocación muy selectiva, según los deseos de la paciente y el cirujano.
El postoperatorio y recuperación son menos dolorosos y más breves que cuando se implantan prótesis.
 No hace falta colocar drenajes.
 El proceso de envejecimiento mamario es natural.
INCONVENIENTES
 No cualquiera puede optar a esta intervención, pues requiere una extracción de dos litros de grasa, algo
poco frecuente en una mujer con poco pecho y,
por tanto, previsiblemente delgada.
 Se puede encapsular, calcificar o necrosar,
igual que una prótesis. 
Solo está indicada para aumentar una talla.
 La grasa puede variar de volumen.

Las mejor dotadas
Entre la inolvidable Jayne Mansfield y la recién descubierta Christina Hendricks (una de las protagonistas de la serie televisiva Mad Men), han sido muchas las portadoras de escotes que marcan época. Tras unas décadas de líneas rectas y deportivas, una modelo por entonces desconocida, Laetitia Casta, hizo regresar las curvas al lugar del que nunca debieron marcharse. 

La italiana osó -en mitad de unos andróginos años 90 en los que el único volumen que crecía era el de las hombreras- contonearse por las portadas de medio mundo anunciando una nueva era mucho más sexy. La carne estaba de enhorabuena, y ella fue la primera de una larga lista de celebs que han abanderado el más es más, paseando sus encantos por todas las alfombras rojas sin tener que renunciar a la elegancia. Así, Scarlett Johansson sedujo a primera vista a Woody Allen: el director no dudó en convertirla en la explosiva protagonista de Match Point. La delegación hispana, abanderada por Salma Hayek o Sofía Vergara, no tiene nada que envidiar a los escotes de Marion Cotillard o Jennifer Lowe-Hewitt. Todas las mujeres de esta lista demuestran, en definitiva, que están más que capacitadas para llevar la delantera...